theme-sticky-logo-alt

Conóceme

Hola,

Te doy la bienvenida a mi blog, un espacio que he creado para

«expresar, compartir y apoyar una misión individual y colectiva: ser el motor del cambio para la evolución y la creación de nuevas estructuras»

En esta página quiero hablarte un poquito sobre mí y la historia que me ha traído hasta aquí para que me conozcas, pero sobre todo para que me sientas.

 

Siempre he aparentado (y yo misma me he creído) “ser un titán”, una mujer intensa, fuerte y todo terreno, capaz de sacar adelante cualquier cosa a pesar de las dificultades o mis necesidades.

Estudié turismo porque soñaba con vivir viajando y conocer el mundo, pero cuando empecé a trabajar supe que aquello no era para mi. En verdad lo que quería era trabajar por mi cuenta y abrí mi primer negocio a los 21 años. Durante 15 años trabajé en el sector de la belleza y el bienestar, hasta que sentí que tenía que llevar el concepto de auto cuidado a otro nivel y empecé un camino de autoconocimiento a través de la técnica de bio re programación. Esto me hizo cuestionar mi profesión y decidí dejar el mundo de la cosmética y las ventas para facilitar terapias que ayudaran al bienestar físico, mental, emocional y espiritual de las personas.

Durante cinco años estudié, trabajé en mi camino de sanación y construí una gran comunidad de crecimiento personal y espiritual. Me sentía en mi lugar, haciendo algo de lo que disfrutaba y que facilitaba de manera innata.


 

En ese punto de mi vida en el que me sentía en paz y lista para vivir un sueño en pareja, conocí a Luis.

Nuestra unión desató un milagro, experimentar por primera vez de forma consciente la dicha, el amor, la alegría y la unión divina. Juntos experimentamos la activación espontánea de nuestra energía kundalini y conocimos una nueva forma de amor y unión. “Sentirnos uno con todo” era la frase que describía nuestro estado constante.

Un año después “esa fuerza” comenzó a bloquear mi cuerpo, las sacudidas eran tan fuertes que los espasmos físicos me provocaban sensación de ahogo, sentía vibrar mi sistema nervioso de puro desequilibrio y canalizaba información de experiencias individuales, familiares y colectivas realmente dolorosas. A penas descansaba, mi cuerpo físico a las mañanas estaba agotado de los espasmos nocturnos, mi mente no soportaba más información y había algo que dolía mucho en mi corazón, sentía que “había perdido” esa conexión conmigo, con Luis, con el todo, con Dios… El miedo, el pánico, la ansiedad y mi ego «dominaban» mi experiencia.

Me adentré en un proceso para el que no tenía explicación, ni respuestas. Hoy se cual es su nombre:

Síndrome Kundalini. El proceso de auto conocimiento, sanación y elevación de consciencia para integrar el espíritu en esta realidad, más difícil y a la vez más bonito y amoroso, que he conocido hasta hoy.

Era tal la fuerza del proceso, que una profunda disociación de la realidad en Abril del 2022, me llevó a tomar una decisión muy difícil: cerrar mi negocio y entregarme al camino que mi alma estaba transitando. El pánico por “la separación/ruptura/desconexión” se había apoderado de mi y cada día le pedía a Luis que me mirara a los ojos para no perder de vista el camino de regreso a la conexión con el amor, con Dios y a mi paz interna de nuevo porque era incapaz de sentirla.

Dos años, dos años de entrega a la sombra individual, familiar y colectiva. Un descalabre económico individual y familiar. Un desapego total a la necesidad de tener una profesión. Todo con mucho, mucho amor a mi al rededor.

Por primera vez en mi vida no sabía qué hacer porque no había nada que hacer, solo ser. Por primera vez en mi vida he sido totalmente vulnerable 24/7, mes tras mes sin saber cuándo acabaría o si en algún momento volvería a recuperar otro estado.

He conocido a “la intensa, la productiva, el titán… mejor que nunca”. Eran el fruto de un sistema nervioso totalmente desregulado y un personaje que había construido para sobrevivir a diversos traumas y a la vida misma. Qué gusto conocerla, comprenderla, amarla y saber que no soy ella, que mis necesidades en esta ocasión han estado por encima de todo.

Por primera vez me he dado el tiempo y el espacio, sin condiciones externas, de ser quien vine a ser, una valiente sanadora para mí misma y una catalizadora de sanación para mi familia y el colectivo.


 

Y sí, hay muchos regalos que surgen de esta experiencia, el más profundo sin duda este mensaje, el que sostiene el propósito de este blog y el de mi nuevo servicio a las personas y al mundo:

“No necesitas seguir perpetuando la separación y la ruptura constante que tu llegada a esta vida representó a través de cada experiencia diaria. Permite el amor y la unidad, es tu naturaleza, víbralo, vívelo, disfrútalo y compártelo con otras personas como el principal motor de cambio que se necesita para evolucionar y crear las nuevas estructuras”

Este es el milagro que la unión con Luis, el Síndrome Kundalini, y mi valentía y entrega me han traído estos dos años (entre otras muchas cosas bonitas). Honro este camino cada día y es el momento de avanzar… es el momento de compartir con otros seres humanos, de poner mi experiencia, mi sabiduría, mis dones, las cualidades de sanadora y mi capacidad para crear nuevas estructuras al servicio de la evolución.


 

Gracias Luis Pina Lopes, por enseñarme a REconocer, integrar y sostener el milagro más grande que existe, el amor y la unidad. Gracias Almu, por enseñarme la verdadera amistad a través de tanto amor. Gracias Ana, por sostener espacios tan retadores para mi evolución con todo tu amor y paciencia.

A mi familia, gracias por el amor y el sostén. A todas las personas que habéis sumado a mi proceso, gracias de corazón.

Con amor,

Marta (13.20.33) 🌷🤍💋

PD: Te recomiendo seguir leyendo AQUÍ para saber cómo podemos avanzar juntas/os en este camino.

15 49.0138 8.38624 1 0 4000 1 https://martaarechaga.com 300 0

Seleccione un punto de entrega