theme-sticky-logo-alt

Tú y yo, juntas para siempre

6 Comentarios

Escribir este primer artículo para esta etapa de mi vida en la que elijo compartirme y servir a otros de nuevo, está siendo un reto muy grande, a la vez que una gran alegría.

Llevo dos años sumergida en un acto de profundo amor hacia mí misma y viviendo de una forma muy “interna y aislada” entregada a un potente desafío en mi camino espiritual.

Hoy que abro la puerta al exterior de nuevo, me doy cuenta que lo hago desde un lugar muy diferente, porque ahora me conozco mucho mejor que hace dos años, he recordado, he sentido, he aprendido, he evolucionado, he madurado y hoy soy una mujer distinta.

Elegí este día para compartir este “inicio” porque hoy se celebra aquí el “día de la madre”. Esta es una de las energías que en este momento de mi vida está muy presente en mí y de una forma muy distinta. Una forma que hoy quiero compartir y celebrar.

 

“La energía de La Madre”

Siempre he creído que «conocía a mi madre», pero en estos dos últimos años, he tenido la oportunidad de experimentar a través de mí misma sensaciones, memorias y recuerdos de experiencias que no había vivido yo, sino que las había vivido mi madre. Y esto me ha permitido saber muchas cosas de ella, de su sentir, de sus miedos, sus experiencias, sus memorias, su camino en esta vida… Y ahora sí, hoy puedo decir que ahora conozco a mi madre porque he sentido «el mundo interior silenciado» de mi madre.

Somos una sociedad que ha ido creciendo a través de “madres” que tomaron la vida a través de otras “madres” dolidas y sin capacidad de gestionar emocionalmente muchas experiencias personales, de salud, sexuales, familiares, sociales, profesionales o económicas. Crecieron, evolucionaron, transmitieron vida, como sabían y podían, con la forma de dar amor que cada una conocía, sabía y podía dar desde su dolor, su experiencia y su conciencia.

Las personas que estamos despertando nuestra conciencia, que estamos eligiendo «recordar y transmutar» ese dolor acumulado por generaciones en las madres, familias y el colectivo, no sólo tenemos la oportunidad de repararlo para liberarlo en nosotras o nuestro clan, sino que tenemos la oportunidad de crear una nueva estructura individual, familiar y colectiva de ese concepto tan enorme e importante para la vida: “la madre”.

Y para ello, como todo parte en una/o mismo, hoy inauguro esta etapa celebrando a mi madre por todo lo que ha vivido y por supuesto por haberme transmitido la vida. Celebro a la madre que represento para Daniel, por haberme elegido como la mujer para transmitirle la vida en esta encarnación.

Y además, para que de verdad nuestro trabajo sea el motor del cambio para una nueva generación y para crear una nueva estructura sanada, libre y anclada en el profundo amor…

Hoy celebro «la madre que soy para mí misma y para mis creaciones», una madre que desconocía, una madre que no estaba presente, una madre que no sabía hacerse cargo de su niña, su adolescente y de la capacidad que tiene para dar vida a tantas cosas bonitas en esta experiencia y hacerlas libres y expansivas porque no se reconocía.

Hoy celebro este día y el inicio de esta etapa con una madurez que evoluciona cada día y que amo profundamente. Hoy tengo un mensaje para mi niña de su «mamá» que quiero compartir contigo, con todas las «mamás» del mundo:

Hola preciosa, hoy quiero pedirte disculpas porque las dos sabemos que aunque suene raro, me había olvidado de ti. Me había metido en la locura del día a día de una adulta sin darme cuenta ni tan si quiera de que habíamos crecido. Y de repente un día aquí estábamos tú y yo como dos perfectas desconocidas. 

Sé que por años tú gritabas por tus heridas, tus traumas no resueltos y yo no te escuchaba: "lo siento bebé". No sabía que estabas ahí, y por su puesto no sabía cómo se hacía porque no aprendí hasta ahora. Pero ya estoy aquí, para ti, para mí. Ahora yo soy la responsable, la adulta, la madre que está y estará siempre que la necesites porque he aprendido (y sigo haciéndolo cada día) a atenderte, a darte tu lugar y a amarte. 

Sé lo importante que es estar para nosotras desde esta atención, compasión y amor. Porque así como estamos para nosotras podemos estar para los demás. Si no estamos para nosotras y estamos para los demás, ahora ya sabemos que las cosas no funcionan bien.

Gracias por tenerme paciencia, por ser tan bonita y chispitas, por tu valentía y coraje, por tu sensibilidad, por tu sabiduría, por tu vulnerabilidad y por guardarme todo este tiempo "la gran caja del tesoro" con todos nuestros dones, cualidades y capacidades que ahora veo, siento, conozco, honro, agradezco, valoro, reconozco y amo. Ahora ya estoy lista para ponerlas al servicio de otros. ¡¡Porque JUNTAS somos divinas!!

Te amo bebé, te doy las gracias y honro las experiencias que viviste para hoy ser la mujer que eres: " Mira en quien te has convertido".  

Amo todas las versiones que hemos tenido que vivir para ahora ser una gran mujer con las cosas más claras que nunca. Te elijo, elijo el amor, la unidad, la belleza, la paz... Y elijo ser el verdadero motor del cambio, el que tiene la fuerza necesaria para crear nuevas estructuras que se sostengan en un nuevo orden. Ya no estamos solas. Somos un universo infinito con toda la sabiduría y el amor de todas las mujeres que hay en nosotras para crear y servir.

“Tú y yo, juntas para siempre. Te Amo"

Sueño con un mundo donde sepamos maternarnos para maternar porque ese es el nuevo orden. Así creceremos como seres humanos sanos, felices, empoderados desde el amor, libres y con unas capacidades creativas e intuitivas infinitas y muy bellas para transformar el mundo donde habitamos por el momento.

Hoy celebro estar aprendiendo a ser la madre que nunca supe ser para mí misma. Hoy te celebro mamá. Hoy celebro la Gran Madre que habita en cada ser humano. Y hoy celebro el amor, el coraje y la valentía para compartirme y servir desde esta nueva versión de Marta.

Deseo de corazón que este artículo te invite a reflexionar, me encantará leerte y responderte si quieres compartir conmigo un mensaje en los comentarios de este artículo.

Con amor, inauguro una nueva etapa de servicio que me hace mucha ilusión. En breve, respetando los tiempos que hoy necesito,  iré abriendo todas las secciones que puedes ver en el menú del blog. Te invito a seguir todas las novedades en el canal de difusión de instagram @marta.arechaga

Con amor, Marta 🤍💋🌷

6 Comentarios

  • mayo 5, 2024 at 4:23 pm
    Rosi Tirado

    Que bonito Marta, leerte y sentirte en esta nueva etapa.
    Me alegro mucho de que estés de nuevo presente.

    Te mando un abrazo

    Responder
    • mayo 5, 2024 at 8:29 pm

      Me alegra que te haya gustado Rosi. Y muchas gracias… 🙏🏻 lo recibo así de grande💓. Cariños 🌷💋🤍

      Responder
  • mayo 5, 2024 at 5:10 pm
    Cintia

    Amé cada palabra en esa carta a tu niña.
    Amo sentirte de vuelta con toda esa Luz e inspiración que traes a la creación de las nuevas estructuras.
    Gracias de todo corazón por tu servicio! Te abrazo con el Alma!

    Responder
    • mayo 5, 2024 at 8:30 pm

      Cintia… 🙏🏻🤍 gracias por tu mensaje, por tu confianza y amor siempre. Muchos cariños 🌷🤍🌷

      Responder
  • mayo 5, 2024 at 8:54 pm
    Almu

    Enhorabuena por el súper trabajo que has hecho corazón, por ese amor tan grande que se siente leyéndote hacia esta nueva versión más mejorada si cabía de Marta. Y bienvenida de nuevo. Deseando ver lo nuevo que vas a aportar al mundo! Un abrazo corazón.
    Te quiero

    Responder
    • mayo 6, 2024 at 11:51 am

      Gracias Almu 🤍🙏🏻🌷 Es un regalo enorme que estés en mi vida, caminar, evolucionar y crear a tu lado. LoveU 🤗🎈💋🤍

      Responder

Déjame tu reflexión sobre este post

15 49.0138 8.38624 1 0 4000 1 https://martaarechaga.com 300 0

Seleccione un punto de entrega